"Estaba terminando de grabar unos audios y aproveché el break. Lo estamos cerrando para tenerlo listo mañana". La frase de Fernando Lavecchia del otro lado del teléfono refleja el entusiasmo que tiene el periodista por el nuevo Especial de TyC Sports que lo tiene como protagonista.

Como es habitual en el ambiente futbolero, el anuario de la señal deportiva se convirtió en un fenómeno social que es esperado por los fanáticos de la redonda. Así como en su momento la Navidad no empezaba hasta que los canales de aire no pasaran las películas Mi Pobre Angelito, El Regalo Prometido ó El Grinch, hace unos años se estableció esporádicamente que las fiestas no son fiestas si en la TV no aparece el #ElEspecialDeLavecchia.

"No te digo que me sorprende porque hace un par de años que me supera un poco. Uno se imaginaba que este programa era un divertimento, pero se terminó generando algo más. No quiero decir que es como un ritual porque es un poco fuerte, pero sí se formó una costumbre que se va retroalimentando. En las redes hace unos meses que vienen calentando la previa, son mensajes que me encantan porque también me da una responsabilidad para que vayan mejorando año a año", explica desde los estudios de grabación, donde se cocina el producto que en cada diciembre se transforma en tendencia en Twitter.

Lo llamativo es que #ElProgramaDeLavecchia (otro modo en que los usuarios se refieren al Especial) tiene todos comentario positivos en una red social que generalmente se usa para agredir desde el anonimato. "Como yo no es lo único que hago, en otros momentos me tengo que comer la agresividad de Twitter, pero cuando llega fin de año no paro de recibir elogios, caricias y agradecimientos. Es increíble cómo mucha gente me hace ver que somos una compañía para aquellas personas que la pasa mal. Hay muchos que no tienen el deseo de festejar porque están tristes, con recuerdos que no les hacen bien, y encuentran en el programa un alivio para pasar un buen momento", analiza el periodista que encarna el rol del Papá Noel para adultos.

Al tratarse de un material de archivo, la elaboración se va realizando desde que comienza el año. Como lo explica Lavecchia con orgullo, "el programa se empieza a hacer el primero de enero. En esta edición uno de los mejores goles fue ese día. Ya lo van a ver", aunque reconoce que a partir de noviembre se reúnen "2 ó 3 veces por semana para ir dándole forma al producto final".

Como la semilla del Especial "nació como una sección del viejo TyC Noticias con la idea de mostrar los mejores goles del año", el aporte de Fernando contribuyó para que se genere un nuevo contenido que arrancó con el formato de una hora y en la actualidad lleva dos. "Surgió la posibilidad de mostrar otras cosas como una patada, un errado o alguna curiosidad que haya pasado en alguna cancha y se fue haciendo solo", resume el conductor sin ignorar el aporte que le brinda Planeta Gol, porque el magazine que afronta junto a Pablo González "empezó con el germen del programa de fin de año, aunque hoy tiene una producción superior". "Nos ayuda en tener sintetizado el material semana a semana con lo mejor que dimos", aclara con la humildad que lo caracteriza.

Naturalmente, el paso de los años es otro de los factores que analiza Lavecchia, porque según el periodista "es como un viaje en el tiempo". "En general creo que me termino viendo con bastante dignidad", dice entre risas y agrega: "La gente en Twitter me dice estás igual… ¡Mentira! No estoy igual porque pasaron casi 20 años, pero uno conserva cierto decoro. Es muy raro".

Desde mediados de los noventa que su show televisivo forma parte del espíritu navideño. Hubo episodios en los que futbolistas de aquella época se retiraron y se convirtieron en entrenadores. Algunos tal vez hayan pasado a mejor vida. Ocho presidentes nacionales, innumerables cambios en los formatos de los campeonatos de AFA, nuevas apariciones de figuras internacionales, los descensos de River e Independiente son otros acontecimientos que transcurrieron a lo largo del ciclo. Como resume Fernando, "pasó cualquier cosa en el medio".

De todos modos, el animador asegura que no es un adicto al producto: "No es que me pase viendo las 12 ó 15 horas que duran todos los especiales. A veces me engancho un ratito, voy y vengo con otros canales… Tengo la teoría de que la gente no se banca todo seguido, pero en cuanto tiene un ratito se queda mirando".

Sin embargo, "ese ratito" que sostiene las miradas hipnotizadas de sus seguidores puede generar algún conflicto familiar. En su análisis, Lavecchia advierte con sarcasmo que "las minas no deben entender mucho de esto: ver algo que pasó hace tantos años ¿qué sentido tiene? Incluso las que estén atentas, tal vez les pregunten a sus maridos si no lo vieron el año pasado. Es muy loco lo que pasa, pero entiendo el enojo del sector que está armando la mesa navideña y discute con los tipos que no dan bola porque no colaboran por estar viendo el programa".

A partir de hoy, los especiales de años anteriores formarán parte de la previa al estreno que se emitirá el 24 a las 19. Al día siguiente, en Navidad, el post consistirá con otras ediciones más antiguas que empezarán desde temprano hasta las 15. Si bien Fernando Lavecchia no se animó a asegurar de que se trate de un programa de culto, "porque mucha gente no tiene idea de qué se trata y el título le quedaría un poco grande", el hombre que acompaña a las familias con sus resúmenes reconoce que "es un simple producto para los futboleros que se divierten todos los años". Una vez más, entre el vitel toné, la ensalada rusa, el pionono, el matambre y los espumantes, el periodista se filtrará en cada casa a través de la pantalla chica. Su brindis aparecerá con alguna patada, algún golazo ó alguna curiosidad que despierte la sonrisa de grandes y chicos.

LEA MÁS

Diego Korol: "La primera vez que vi a Messi le regalé un álbum de figuritas"

La historia de Meliza Blanco: superó un cáncer de mama y, alejada del legado familiar en el fútbol, apuesta todo a la música

De la Quiaca a Ushuaia: a los 40 años corrió la Ruta 40 para transmitir un mensaje superador