Facebook (Cortesía)

Un legislador estatal de California ha propuesto una legislación que requeriría que las plataformas sociales, como Facebook y Twitter, identifiquen aquellas cuentas gestionadas automáticamente, conocidos como bots, en medio de un esfuerzo, por parte de las autoridades, de controlar a las compañías de tecnología que han demostrado ser vulnerables a la manipulación y a la difusión de fake news (noticias falsas).

Los bots, que pueden ser comprados o creados por individuos u organizaciones, se han utilizado para inflar la influencia o amplificar las opiniones divisivas en la política y las tragedias nacionales. En el reciente tiroteo en el Instituto Marjory Stoneman Douglas, en Florida, por ejemplo, los bots con presuntos vínculos con Rusia lanzaron cientos de mensajes para influir en el debate sobre el control de armas. Los bots vinculados a Rusia en Twitter compartieron, casi medio millón de veces, los tuits que Donald Trump hizo durante los últimos meses de campaña electoral en 2016, en comparación con los 50,000 retuits de la cuenta de Hillary Clinton.

"Necesitamos saber si estamos teniendo debates con personas reales o si estamos siendo manipulados", dijo el senador estatal demócrata Bob Hertzberg, que presentó el proyecto de ley. "En este momento no tenemos ley y es solo el Salvaje Oeste".

El proyecto de ley haría ilegal que los bots se comuniquen con una persona en el estado con "la intención de inducir a un error y sin revelar clara y visiblemente que el robot no es una persona natural". Exigiría que las plataformas sociales permitan que las personas denuncien violaciones, respondan a esos informes y proporcionen detalles bimensuales de esas violaciones al fiscal general del estado. La legislación está programada para pasar por dos comités en California en las próximas semanas.

Los estados, especialmente California, donde se basan muchas de las compañías tecnológicas, están avanzando para regular las redes sociales frente al lento progreso del gobierno federal. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y la Asamblea estatal, dominada por los demócratas, están trabajando para impulsar una ley que requiera anuncios electorales en las redes sociales para revelar la identidad del comprador. El asambleísta del estado de California, Marc Levine, un demócrata, presentó un proyecto de ley similar al de Hertzberg, que exige a las empresas de tecnología que marquen los bots y vinculen esas cuentas y compras publicitarias a "cuentas humanas verificadas".

"California se siente un poco culpable de cómo nuestras compañías locales han tenido un impacto negativo en la sociedad en general", dijo Shum Preston, directora nacional de promoción y comunicaciones de Common Sense Media, uno de los principales impulsores del proyecto de ley de Hertzberg. "Estamos buscando regular en ausencia del gobierno federal. No creemos que provenga de Washington", agregó.

La legislación con apoyo bipartidista en el Congreso, la Ley de Anuncios Honestos, se ha centrado en regular los anuncios electorales en línea. La Comisión Federal de Elecciones también está considerando una propuesta para exigir que los anuncios en línea tengan la misma responsabilidad que los anuncios en radio, televisión y prensa escrita.

Las propuestas de California abordarían el problema más amplio de la manipulación en las plataformas tecnológicas, pero serían difíciles de aplicar. Las plataformas dicen que no siempre pueden identificar fácilmente qué cuentas son bots a medida que los programas de software se vuelven más sofisticados y mezclan las interacciones humanas con la automatización.

Las recientes revelaciones obligaron a Facebook y a Twitter a comprender la extensión de los programas de software malicioso en sus plataformas que tienen consecuencias en la vida real. Los investigadores han estimado que hasta el 15 por ciento de las cuentas activas en Twitter son bots y Facebook ha estimado que hasta 150 millones de personas estuvieron expuestas a la propaganda rusa a través de cuentas falsas sobre temas de derechos de armas de fuego y relaciones raciales.

Twitter ha estado escalando esfuerzos para combatir los bots, modificando sus algoritmos y suspendiendo más cuentas automatizadas que incumplen la normativa. Facebook y Google también han tomado medidas para aumentar la transparencia, incluida la contratación de más personas para revisar el contenido.