Un hecho delictivo aún con tintes de misterio acaparó la atención de todos los vecinos del barrio porteño de Almagro. Dos robos de vehículos, una fuga, una persona herida y un auto incrustado en la puerta de un banco fueron los condimentos del incidente sucedido en plena Ciudad de Buenos Aires.

Según pudo reconstruir Infobae, todo ocurrió el lunes por la noche, cerca de la 1:10 de la madrugada y se inició en el cruce de las calles Lavalle y Ecuador. Un joven de 23 años alertó a la policía de que unos minutos antes viajaba en su auto, un Peugeot 208 gris, cuando tres delincuentes se le cruzaron con un Volkswagen Vento también gris. Uno de ellos se bajó del vehículo y le robó el Peugeot a la víctima. Los ladrones escaparon así en los dos autos.

Minutos más tarde, efectivos de un patrullero de la Comisaría 3A vieron a los dos autos pasar por Lavalle y Jean Jaures. Los policías advirtieron que el ocupante del Peugeot se bajó del vehículo y quiso robarle a una pareja que se encontraba en la calle. Al notar la presencia de las fuerzas de seguridad, el delincuente desistió y se subió de inmediato al VW Vento para emprender la fuga. Así, dejaron el Peugeot abandonado con las puertas abiertas y se inició una persecución policial.

Así quedó la sucursal bancaria después del siniestro (@AlertasTransito)
Así quedó la sucursal bancaria después del siniestro (@AlertasTransito)

El patrullero perdió el rastro del vehículo perseguido en Jean Jaures y Rivadavia. No hubo más novedades de los delincuentes hasta unos minutos después, cuando personal de la Comisaría 5A comunicó que el Volkswagen, que parecía estar escapándose, realizó una mala maniobra y se incrustó de lleno en la entrada de una entidad bancaria en la esquina de Rivadavia y Boedo.

Los policías presentes, impactados por la situación, intentaron acudir rápidamente hacia la esquina. Fue justo cuando uno de los delincuentes escapó corriendo en el mismo sentido que el tráfico de autos por la avenida Rivadavia, mientras que sus dos compañeros decidieron doblar por Boedo.

Al llegar a la calle Don Bosco al 3700, los dos ladrones continuaron con su raid delictivo: detuvieron un vehículo Toyota Corolla manejado por un hombre de 75 años. Uno de los delincuentes sacó un arma de su cintura y comenzó a aplicarle golpes con la culata en la cabeza a la víctima. Así, los dos delincuentes lograron darse a la fuga en el nuevo vehículo robado.

El conductor del Toyota denunció que le sustrajeron efectos personales, entre los que se encontraba su billetera con unos $4.000. El hombre sufrió heridas cortantes leves en el cuero cabelludo, por lo que fue derivado al Hospital Ramos Mejía.

El VW Vento quedó incrustado en la entrada a la zona de los cajeros automáticos (@AlertasTransito)
El VW Vento quedó incrustado en la entrada a la zona de los cajeros automáticos (@AlertasTransito)

La causa quedó en manos del equipo de investigaciones de la Comuna 3. Hasta el momento, no se pudo corroborar si el Volkswagen Vento que finalizó chocado en la entrada del banco había sido robado o pertenecía a alguno de los delincuentes.

En principio, los investigadores realizan desde primeras horas de la mañana entrevistas a vecinos de la zona para intentar dar con los ladrones prófugos.

SEGUÍ LEYENDO:

Denuncian discriminación en un colegio de elite salteño: "Mi nieto fue expulsado por defender a un compañero gay"