El economista Ricardo Arriazu durante el almuerzo en el Rotary

Cuarenta años tratando de ser optimista en Argentina. El economista Ricardo Arriazu habla de la que denomina una "mini crisis", elogia la salida al mercado con cinco mil millones de dólares pero define como tardía la reacción. Tiene varias advertencias: "Si mañana bajan las tarifas y no lo vetan despidámonos porque vamos a tener una crisis fenomenal".

De vasta experiencia internacional (ha auditado al Fondo Monetario Internacional y sostiene que en el 95% de los países el organismo acertó sus análisis y pronósticos) habló ante el Rotary Club Buenos Aires este mediodía, justo el día después del 'supermartes'. "A esta crisis la pasamos, tenemos instrumentos para pasarla", tranquiliza. "A diferencia del 2001 el sistema financiero aguanta. ¿Aguanta el Banco Central? Si, aguanta" pregunta y responde a su auditorio. "Ganaron la batalla económica y perdieron la batalla política por eso lograr la meta es bastante factible", continúa el economista.

Se lo nota prudente. "Tuvimos el milagro de que los argentinos no cambiaron sus depósitos", agradece. Pero pide pensar el país en función del dólar. "La unidad de cuenta de los argentinos no se hace en pesos. No porque no seamos patriotas sino porque la moneda va perdiendo valor. Subir la tasa, lo que se hace en otros países desarrollados, hace que vengan fondos especulativos para comprarme Lebacs". O sea, plata que viene y se va mientras se mueve el tipo de cambio y sin beneficio para Argentina.

De todos modos cuestiona "la crítica implícita a alguien absolutamente honesto que en los mercados internacionales es Dios". Se refiere al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.

Mientras el Senado arranca con el debate para volver las tarifas a noviembre del 2017 e indexarlas según la variación salarial, Arriazu plantea la necesidad de bajar el déficit. "Si no somos capaces de hacer lo políticamente incorrecto vamos a seguir dando vueltas en el carrusel", avisa. En ese sentido evalúa positiva la gestión del ministro de Economía, Nicolás Dujovne."Este ministro es mucho más duro que el anterior, está bajando realmente el déficit fiscal", sostiene y enumera la quita de subsidios a las tarifas, la baja en gastos de capital, la reducción de gastos en estructura de gobierno entre lo hecho y jubilaciones y subsidios sociales, entre los faltaantes. Afirma que "la gente se acostumbró a tener las cosas gratis, pagamos menos que en otros países y menos que en 2005" por lo que dice que no hay que convencer a los argentinos sino "a los que van a financiar y a invertir en el corto plazo".

"Está claro que algunos ministerios quieren gastar", señala mientras apunta que "el gradualismo debería haber sido menor".

Finalmente opinó sobre la propuesta del gobierno de Cambiemos para hacer un acuerdo nacional. "Si todos fuésemos patriotas… el país necesita un acuerdo entre todos pero no veo a todos consensuando hacer lo políticamente incorrecto. Cada uno tiene sus intereses. Soy escéptico pero hay que intentarlo".

Seguí leyendo:

Miguel Pichetto advirtió que el Senado aprobará el freno al aumento de tarifas salvo que el Gobierno "plantee un proyecto responsable"